nl | en | es

Punto luminoso

 

 

 Trust, ©Joos

Intención

En este tiempo de gran poder es muy importante tener claridad sobre lo que queremos crear en nuestras vidas, para que no nos ahoguemos en las grandes olas de energía que nos rodea.
Palabras como equilíbrio, paz y armonía son muy aptas para enviar como una intención a nuestros corazones.
Tal vez tienes tu propia idea sobre como quieres vivir tu vida.
Envía este mensaje a tu corazón y al universo.
Noto que sirve para recordarme a mí misma mis intenciones primordiales.


Amo la belleza del adulto dentro de mí

Traes la paz donde hay intranquilidad.
Traes armonía cuando el niño está agitado.
Tu intento, en un movimiento mágico, trae efecto inmediatamente.
Me haces sentir lo que es bueno para mí.
Estás alineado con el Espíritu y lo acercas cada vez más a mí con cada paso que doy.
Llevas lo inmaduro a la madurez y recuerdas la unidad a todas las partes que en mí se han desviado.
Eres la sonrisa en mi rostro, el amor misterioso en mi corazón.
Te amo y no sabría cómo podría vivir sin la protección de tus alas.
Sé que estás conmigo, aún en los momentos más duros.
Que el aliento de tu armonía llene los anchos espacios abiertos de mi alma.
Me inclino delante ti, sabiendo que lo más pequeño es lo más precioso y que lo vulnerable es lo más íntimo.

 

La paz

Para de pensar y siente la paz en tu corazón.
La paz siempre está.
Confía en ello.

 

El altar “Cara de la tierra”

Hoy, 22 de julio, en el aniversario de María Magdalena, quiero enseñarte el uso de un instrumento que utilizamos en la “Escuela del Misterio”.
Sirve para aprender a mantener nuestro equilibrio, independientemente de las circunstancias de la vida.
En el centro está la esencia del chamán.
En nuestro núcleo somos todos chamanes, capaz de influenciar nuestro estado de ánimo.
En el triangulo inferior ponemos cualquiera cosa que ocupa nuestra mente en este momento.
El lado izquierdo del altar es la parte negativa.
Los pensamientos y patrones que afectan nuestra fuerza de la vida de una manera negativa, muchas veces son más poderosos que aquellos que son positivos.
Una vez que somos conscientes de cuál es la forma en que nos enfocamos de manera negativa, podemos soltar aquella inclinación, abandonarla.
El lado superior del altar representa la inspiración del universo.
Podemos abrirnos a su influencia.
La parte del lado derecho representa la zona de la vida.
Siempre está positiva, y capaz de neutralizar la región de la muerte.
En el medio del altar está el equilibrio perfecto entre femenino y masculino, vida y muerte, positivo y negativo, entre sagrado y terrenal.
Nuestro centro está allí, con una multitud de posibilidades.


Un ejemplo corto:
Suponga que estás preocupado por algo que está fuera de tu esfera de influencia.
O que tienes miedo para algo que podría pasar en el futuro.
Puedes usar cualquier problema.
En el triangulo inferior pones la dificultad que deseas trasformar.
En el lado izquierdo buscas una manera de soltar la preocupación, el miedo o el obstáculo que has descubierto.
En el triangulo superior puedes sentir la inspiración del universo.
Y en el lado derecho sientes como es la vida cuando has dejado atrás el foco negativo de tu atención.
Siente si ahora estás más equilibrado.

 

Propósito

La gran ventaja de hacer un propósito es que empezamos a reunir nuestra energía hacia una dirección concreta.
Enfocamos, en lugar de sentirnos abrumados por la cantidad de posibilidades existentes.
Cuando los pensamientos nos distraen del objetivo sólo debemos recordar nuestro propósito y encontrar así de nuevo el camino.
Esto nos dará calma y confianza en cualquiera que sea la circunstancia vital.
Cuando el intento está en concordancia con un corazón sereno es cuando empezamos a caminar por el sendero del corazón.

 

 

2012
 
Hasta este época los mayas nos han acompañado con sus sueños.
Su calendario finaliza en el año 2012. Eso no significa que la tierra se acabará.
Implica que estamos preparándonos para seguir solos, dentro de la libertad en la cual podemos hacer nuestras creaciones nosotros mismos, usando la energía pura que está en cada momento.
Los patrones antiguos están deshaciéndose, ya casi no pueden ser usados.
En cambio, lo que sentimos dentro de nuestro corazón nos puede enseñar el camino.
El sentido de orientación está dentro de nosotros.
Podemos notar, cuando nos abrimos para esto, que nos sentimos atraídos por una cosa y que, por otro lado, nos sentimos frenados a emprender acción en otra dirección.
Por hacer intentos podemos aprender a enfocarnos.
A través de este acto determinamos una dirección.
Al decidir en una dirección hacemos una nueva fundación para nosotros, una nueva base.
La vida ya no nos derrumbará porque somos nosotros quienes decidimos nuestro destino.
Por ejemplo, cuando encontramos una situación muy difícil podemos hacer el intento de ser capaces de manejarla.
Eso, en sí, nos dará la fuerza y la confianza de vivir las circunstancias con más poder.
Noto que la manera masculina de esforzarnos para cumplir cada vez más ya no funciona tanto.
Me parece una buena idea de acariciar la fuerza femenina, la receptividad dentro de nosotros, la fuerza yin.
Acariciar la fuerza femenina también puede ser un intento.

 


Solsticio de invierno

Este año el solsticio de invierno coincidirá con un eclipse total de la luna.
Según información de la NASA fue desde hace 456 años que estos dos acontecimientos coincidieron.
En Europa probablemente no podremos ver mucho del eclipse, porque comenzará justo antes del amanecer del 21 de diciembre.
Aún es importante, especialmente en la mañana temprano del martes próximo, abrirnos para una energía muy buena, porque este eclipse es un portal, una entrada, hacia aspectos elevados de nosotros mismos.

 

 

La verdad de nuestro corazón

Podemos aprender a permanecer durante más y más tiempo en la verdad que yace en nuestro corazón y también podemos volvernos conscientes de los momentos en que salimos de ese lugar de belleza y gracia.
Los obstáculos que la vida pone en el camino de cada uno de nosotros, nos enseñan a escuchar la verdad que constituye nuestro auténtico Yo.
Una vez que aprendemos a reconocer las lecciones  que en ellos se ocultan, se abre la puerta hacia áreas más profundas de nuestro Ser, hacia el Amor que realmente somos.
La fortaleza de nuestra vida florecerá no sólo por distinguir entre el barro y la flor sino cuando comprendamos y aceptemos el hecho de que somos, simultáneamente, el barro y la flor.

 

Los primeros rayos de un nuevo amanecer

Según los mayas, el amanecer del séptimo día galáctico será el día noviembre 3 de 2010.
La sexta noche galáctica comenzó el día noviembre 7 de 2009.
Confiando en la sabiduría silenciosa dentro de nosotros, podemos caminar juntos bajo los primeros rayos de un nuevo amanecer.

 


Partes faltantes de nuestro corazón

Durante nuestra vida hemos dejado de lado ciertos aspectos de nuestro corazón.
Podemos recuperarlos.
Cuando nos sentimos desequilibrados por una situación, podemos examinar qué es lo que falta dentro de nuestro corazón para que podamos afrontar la situación con más ecuanimidad.
Por el solo hecho de recordar aquella cualidad la recuperamos.
Las fuerzas elevadas nos ayudan con esto.

 

10-10-10

Podemos sentir la frecuencia del amor si focalizamos nuestra atención en el chakra del corazón.
Desde hoy, 10-10-10, será más fácil percibir esta energía.

 

 

La tierra

Podemos sentir que la tierra nos sostiene en cada paso que damos.
La tierra es un organismo vivo. Ella nos apoya.

 

Vivir

Podemos, una y otra vez, soltar los lazos hipnóticos que nos atan al pasado y futuro para poder enfocar toda la energía de nuestra consciencia en lo que Es en el Ahora.
Una vez que estamos conscientes de nuestra presencia en el Ahora podemos preguntarnos qué cualidades deseamos realizar en nuestra vida.
Al enfocarnos en este intento pasamos a ser maestros de nuestra vida.

 

Poder

Habitualmente usamos la palabra ‘poder’ para el caso en que tratamos de ejercer control sobre otros. Esto es simplemente un abuso del poder y conspira contra la libertad.
Por eso, suelo perder de vista la importancia del poder cuando trato de llegar a mi verdadera voluntad.
El poder, la libertad, la voluntad y la integridad son las propiedades del vehículo que nos libera del sentimiento de ser víctimas.
Hallamos el poder en el centro de nuestro cuerpo, en el centro de nuestro ser.
Es una puerta hacia lo desconocido, el camino para encontrar la libertad de nuestro auténtico yo.
Esta puerta está custodiada por fieros guardianes. Son nuestros miedos del pasado.
Cuando nos preguntamos regularmente qué es lo que tiene verdadero valor para nosotros es cuando comenzamos a acercarnos a nuestro verdadero sentido del poder.
Si recordamos durante el día este intento, las fuerzas del universo nos ayudarán a realizar nuestra voluntad.

 

 

Solsticio de verano y el sonido Om

Ya nos preparamos para esa gran ola de energía que significa el próximo solsticio de verano del 21 de junio de 2010.
Me ayuda mucho darme cuenta de que la negatividad que siento en mi cuerpo se debe a la dificultad de adaptarme una vibración más alta, y que no tiene nada que ver con mi entorno.
Podemos comenzar la depuración: tomar mucha agua, descansar más, dejar atrás la negatividad para que la ola no nos derrumbe.
También podemos pronunciar el Om, para que su sonido nos ayude a sintonizar nuestra vida en la dualidad con la onda del solsticio, que porta un sentimiento de unidad. 

 

 

Amor y sufrimiento son parte de la vida

A veces pensamos que todo debe estar bien antes de que podamos sentirnos bien.
Hasta el momento en que logramos aceptar que el amor y el sufrimiento son parte de la vida. 

 

Puente arco iris

El día 20 de marzo se producirá el equinoccio.
Ese día podemos hacer una práctica de visualización en el que pongamos un arco iris alrededor de la tierra para protegerla.
Muchas personas, en todo el mundo, estarán haciendo esta práctica de meditación ese día.

(Fuente: www.lawoftime.org/gcs)

 

 

 

 

Práctica

Podemos vivir de manera más consciente por llevar la atención y nuestra respiración hacia nuestro corazón, cada vez que notamos que estamos juzgando.
Es un acto de disciplina que nos puede ayudar a vivir más desde el corazón.
Desde dentro de él podemos discernir cuales decisiones están en armonía con la meta de nuestro alma y cuales no.
Al sintonizarnos con lo que dice el corazón aprendemos a ser fieles a nosotros mismos.

 

 

Realizarse

A veces es bueno tomar tiempo para nosotros mismos y dirigir la atención hacia dentro, para saber qué es lo que nos daría un sentimiento de realización.
La realización tiene que ver con nuestra esencia, con la voz suave que escuchamos de vez en cuando y que a menudo ignoramos.
Se trata de encontrar lo que nos daría alegría desde una capa más profunda de nuestro ser.
En lo profundo sabemos qué es lo que quisiéramos vivir si los obstáculos no existieran.
Usamos los obstáculos para procrastinar.
¿Cómo es para ti dejar de lado los obstáculos por un momento y describir cuales son tus intentos para tu vida? Examina qué es lo que harías en tu vida si siguieras tu pasión. Escríbelo, descríbelo.
A menudo pensamos que no podemos hacer espacio para nuestros anhelos, por razón de nuestro entorno.
Muchas veces no es asunto de elegir entre nuestro entorno y nosotros mismos, y hay una posibilidad de expresar nuestra pasión dentro de la vida que estamos viviendo AHORA.
AHORA es el tiempo para darnos cuenta de esto.

 

 

Ser

Las vivencias son pasajeras. Aquello que somos, Es.

 

 

Abrazar los cambios

A veces sentimos que es necesario llevar a cabo un cambio en nuestra vida.
En tal caso no podemos encontrar la solución en más meditación, en hacer terapia psicofísica, o en sentir nuestro cuerpo.
Sabemos que hemos encontrado un camino que corresponde más con nuestro Yo interior cuando el cambio que aspiramos nos da un sentimiento de que la creatividad vuelve a ser parte de nuestra vida.
De vez en cuando debemos tomar un camino menos pisado y aprender a disfrutar de la inseguridad que nos trae lo nuevo.

 

 

Energía sutil

Tenemos un cuerpo físico que está rodeado y también atravesado por energía sutil.
Cuando experimentamos la energía en nuestro cuerpo, ésta se vuelve más viva, más vibrante.
Nos sentimos más en contacto, más unidos con la energía que somos.
El cuerpo de energía sutil es un instrumento importante, no solamente para experimentar quienes somos, sino también para conocernos como parte de la naturaleza.

 

Día de portal

El 11 de noviembre 2009 estará un día de portal, una apertura hacia quienes somos de verdad.
Mientras tanto pasamos por un proceso de purificación de mente y cuerpo.
¿Qué podemos hacer?

Es importante que:
- encontremos el silencio interior
- enraizemos
- volvamos a menudo a nuestro centro
- vivamos sin resistencia para no crear nuevos obstáculos
- sigamos nuestra intuición, nuestros instintos
- encontremos un equilibrio entre la receptividad femenina que es dirigida hacia dentro y el poder masculino que   es dirigido hacia fuera, para que integremos ambos lados dentro de nosotros
- volvamos a menudo a la firmeza del corazón en vez de sentirnos victimados.

 

Libertad

Somos libres de decidir cual es nuestro mayor deseo.
Es muy importante recordar, de vez en cuando, que poseemos esta libertad porque tenemos tendencia a olvidarlo y entonces, la corriente de nuestros pensamientos nos desvía de nuestra VIDA interior.
Si te das cuenta que esto te sucede, puedes hoy tomar un poco de tiempo para ti mismo y preguntarte seriamente qué es lo que tú anhelas.
Mi intento, en este momento, es la paz.

 

 

Eclipse lunar

El eclipse lunar del mes pasado abrió un portal hacia la fuerza masculina, la fuerza ardiente de nuestro corazón y del plexo solar.
El eclipse solar del mes pasado, el eclipse del 22 de julio, abrió un portal hacia la fuerza femenina, hacia el amor Divino.
Estamos participando en un proceso de purificación de nuestros cuerpos y en especial de nuestro corazón y de la línea de cintura.
El 6 de agosto habrá otro eclipse lunar.
Según lo que dicen este eclipse abrirá un portal hacia el futuro, hacia nuestro verdadero estado de resonancia armónica.
Balancear la fuerza femenina con la fuerza masculina dentro de nosotros nos ayudará a pasar por este portal.
Cuando nos sentimos atrapados por los asuntos del mundo es importante volver a la firmeza de nuestro corazón.
Tocar los cierres 13 o los cierres 22 puede ayudarnos a desprendernos de los asuntos del mundo y a volver a nuestro chakra del corazón.

 

 

La firmeza del corazón

'Sirve por vivir en el centro de tu corazón y no por sentir lástima por los problemas ajenos.
Sentir pena por los demás reafirma sus problemas y los retiene en esa realidad.
Servimos mejor, cuando verdaderamente amamos, si mantenemos nuestra firmeza, porque así revelamos al otro el lugar desde el que puede surgir el amor.'

Estas frases, que recibí de Serge Benhayon, resuenan en mí. 

 

Mover con el aire de los cambios

Es posible que nos invada una sensación de inseguridad a causa de los cambios que estamos viviendo. Es posible también que a veces nos desesperemos.
Cuando nos aferramos a nuestros pensamientos acerca de cómo debería ser la vida, es que estamos atados a la ilusión.
Por dejar fluir los pensamientos a medida que se van presentando, podemos aprender a movernos con los cambios.
De esta manera nos liberamos del miedo.
Inspirar en los cierres 22, Ik, Viento blanco, puede ayudarnos a volver a descubrir la confianza en la vida y en nuestro poder de encontrar soluciones.
Por experimentar las sensaciones en nuestro cuerpo podemos percibir la influencia de las esferas etéreas.

 

Presencia, dignidad

Mucho miedo puede agarrarse en este cierre 23, Akbal, Noche azul, que está en el centro de la espalda a la altura de la duodécima costilla.
En tal caso torcemos la espalda en esta zona.
Podemos sentir nuestra presencia, nuestra dignidad por erguir la columna en la parte media.
Eso es algo que podemos hacer en cada momento.
El cierre 23 se conecta con los riñones, tiene relación con el agua y la fluidez.
Akbal, Noche azul, presencia.

 

Embrazando el yang

El cierre 21, Imix, Dragón rojo, que está justo debajo de los pómulos, tiene que ver con otra cara de Imix que aquella del cierre 1.
Es el vacío, el espacio desde donde surgen los pensamientos.
Es la destrucción que precede a la formación de lo nuevo; el silencio desde donde crece el sonido; la oscuridad que hace visible a las estrellas.
Hay tres meridianos yang que pasan por la zona de este cierre.
Imix es el envoltorio de estos meridianos.

El cierre 21 está conectado con la cavidad nasal.
La cavidad nasal puede atascarse a causa de emociones antiguas.
Podemos reabrir esta zona recordando la fuerza renovadora que abraza y envuelve todo.

 

 

 

Instinto, fuerza de la vida

El punto energético 25, Chicchan, Serpiente rojo, está en el lado inferior del hueso iliaco.
Cuando tememos que nos castiguen, retraemos el cóccix.
Es un patrón muy antiguo; nos separa de nuestra base; nos separa de sentirnos como en nuestra casa, de sentirnos bienvenidos en la tierra.
Llevar nuestra atención a este cierre puede ayudarnos a abrir esta zona, para que el hueso del rabo pueda moverse más libremente.
Podemos imaginar que hay un tubo desde esta parte más baja de la columna vertebral descendiendo en la tierra. Desde allí puede ascender la energía buena de la tierra y entrar en esta zona de nuestro cuerpo para después ascender, en movimientos de espirales, dentro y alrededor de la columna vertebral.
Chicchan nos conecta con nuestros instintos.
Es en esta parte del cuerpo que podemos sentir que somos parte de la naturaleza, parecido a los pájaros, los peces, los animales de cuatro patas, los giros de las estrellas, del sol, de la luna, de los océanos, de la tierra.
Cuando nos apuramos es que nos hemos retirado de nuestro cerebro de reptil, la parte más primitiva de nuestro cerebro.
Chicchan, Serpiente rojo. 

 

 

 

 

Dragón rojo, fuente de poder

El cierre 1, Imix, Dragón rojo, está en el lado interior de la rodilla. Es un cierre fuerte.
Es un punto energético en el que, por un lado, solemos detener la circulación de energía y por otro nos conectamos con una gran fuente de potencia.
El significado me recuerda el hecho de que si bien hemos sido creados, también somos creadores; como las hijas, que provienen de sus madres y luego ellas son madres que traen al mundo hijas; como la semilla que proviene de un árbol, crece y se desarrolla en árbol para luego producir semilla.
En este punto podemos recordar nuestra afinidad con el Creador.

 

Viento blanco, energía sútil

El cierre 2, Ik, Viento blanco, está en el lado superior del hueso ilíaco.
Muchas personas sufren dolores por una mala postura de la cadera en que el hueso se fija en una posición inclinada hacia delante o hacia atrás.
La postura más libre y relajada es la que se halla entre ambos extremos, es decir, en la línea central.
Podemos sentir que surge un movimiento suave cuando llevamos la atención, la respiración al cierre 2.
En el plano mental es posible que logremos una relación más íntima y agradable con nosotros mismos.
Es un cierre sutil y etéreo: Viento Blanco.

 

 

Expresión graciosa

Podemos encontrar el cierre 3, Akbal, Noche azul, entre el lado superior de los omóplatos y la columna vertebral.
Es un lugar importante para la expresión de nuestra unicidad.
A causa de los acontecimientos de la vida nos inclinamos a contraer los omóplatos y los hombros, y así reprimimos la expresión graciosa de nuestra personalidad única.
El mero hecho de recordar el ancho natural de nuestros hombros puede facilitar la expresión del ser único que somos.
Abrir el cierre 3 también sirve para soltar la tensión en los hombros y para recibir la energía pura de nuestra esencia.

 

Vivacidad

El cierre 4, Kan, Semilla amarilla, se encuentra en el borde de implantación del pelo, en la parte inferior del cráneo, a ambos lados de la zona cervical de columna vertebral.
Cuando alguien nos critica o cuando nos asustamos esta zona suele contraerse. Al hacer esto no solo se contraen los músculos sino que perdemos movilidad y gracia, frenamos el movimiento de nuestra energía, perdemos nuestra vivacidad.
Seguramente esto nos ha sucedido muchas veces.
Podemos restablecer el flujo de nuestras energías si imaginamos que, por naturaleza, nuestra posición es erecta como el tronco de un árbol cuyas raíces están firmemente arraigadas en la tierra y sus ramas, en lo alto, se despliegan para la luz.  Si esta imagen nos mueve a adoptar la posición erguida como ese tronco, recuperaremos la flexibilidad en toda la zona entre la parte alta de la columna vertebral y el cráneo.
El cuerpo recordará que tuvo una expresión más libre y abrir el cierre 4 puede contribuir a ello.
En la semilla está la matriz de la forma completa.

 

 

Confianza en si mismo

Pasamos muchos momentos de nuestra vida con preocupaciones, con pensamientos que no tienen que ver con la realidad.
Especialmente cuando nos sentimos con plena confianza en nosotros mismos, o cuando hemos logrado algo importante, aparece una parte de nuestra mente que nos produce inquietud, evitando que podamos disfrutar nuestros momentos de éxito. Este mecanismo se basa en un patrón que hemos aprendido en la juventud.
Abrir el cierre 9 puede ayudarnos a desbloquear el flujo de sentimientos agradables hacia el corazón, a aumentar nuestra capacidad de vivir en la cumbre de nuestra vida y a compartir las sensaciones de felicidad.
El cierre 9 se encuentra entre el lado inferior de los omóplatos y la columna vertebral.


Bienestar

Nuestra capacidad de lograr relaciones desde una posición de independencia aumenta si hacemos contacto con el cierre 15, Men, Águila Azul, que está en la ingle.
Gracias a este punto podemos sentir el bienestar de la relación con nuestro cuerpo en el presente, en el ahora y en cualquier lugar que nos encontremos.
Logrado esto, podremos relacionarnos con nuestro entorno desde un estado más libre, como el del águila.

 

 

Fieles a nosotros mismos.

Algunas veces sentimos algo dentro de nosotros, pero no lo expresamos.
Ser espirituales no significa aceptarlo todo sin más.
A menudo necesitamos mucho coraje para ser fieles a nosotros mismos.
En estos tiempos es importante que encontremos el valor suficiente para ser fieles a quienes somos.

 

Vivir en el corazón

El cierre 26, Cimi, Enlazador de mundos blanco, está en la espalda, en el lado exterior de los omóplatos, debajo de los sobacos.
Cimi tiene que ver con soltar, con la capacidad de unir las contradicciones, y de desprenderse de la actitud interna de resistir.
Para sentir la zona entre los cierres 26, por experimentar la región cardiaca del corazón, abrimos un espacio de paz.
Imagínate que la zona entre ambos cierres está rellena de paz.
También podemos sentir nuestra respiración en aquella zona.
Así mejora la cooperación entre nuestro cerebro y nuestro corazón.
Podemos volver a sentirlo a menudo.

Para bajar la energía en el cuerpo podemos tocar el cierre 26 en el lado izquierdo con la mano derecha, mientras tocamos con la mano izquierda la zona en el lado interior del fémur,  a diez centímetros arriba del cierre 1.
Y después al revés: tocamos con la mano izquierda el cierre 26 en el lado derecho del cuerpo, mientras tocamos con la mano derecha la zona en el lado interior del fémur, a diez centímetros arriba del cierre 1.
Siente la corriente de energía en el perineo, en el primer chakra.

 

Transición

Cuando estamos conscientes de nuestros pensamientos, tenemos la posibilidad de percibir el momento en que comenzamos a juzgar. Emitimos un juicio desfavorable o, al contrario, positivo. Ambos lados del juicio son una violación de lo que se está formando.
Por soltar nuestras valoraciones aprendemos a abrirnos para lo que Es.
El punto de energía 20 y el sello Ahau, Sol amarillo, tienen que ver con este tema.

 

 

Ocho 
 

El octavo glifo solar de los mayas es Lamat, Estrella amarilla.
Tiene que ver con la armonía, la resonancia, con los octavos elevados y profundos de nuestro ser.
Es muy importante nuestra manera de pensar, porque con nuestros pensamientos sembramos al futuro.
Para llegar a la armonía podemos unir las oposiciones.
Por ejemplo, cuando pensamos que algo es difícil podemos pensar: aunque es difícil, la solución vendrá.
O: Puedo sentir la gracia, aunque no me gusta lo que percibo.
Estoy en paz, aunque me siento rodeado por conflictos.

Puedes usar tu propia creatividad para neutralizar los obstáculos de tu vida para buscar sus polos opuestos.
Tocar y abrir el octavo cierre, en el lado exterior de las rodillas, te puede ayudar a sentirlo.

 

Los puntos de energía 9 y 10

Los puntos de energía son como llaves de puertas hacia capas más profundas de nuestro ser.
Cada puerta nos conduce hacia una especie de energía distinta.
Intensificamos aquella energía cuando somos conscientes de su carácter especifico.

Para el punto 9, Muluc, Luna roja, podría servir si nos imaginamos que allí podemos confiar en capas más profundas de nuestro yo.
Este pensamiento lo podemos convertir en una intención.

En el punto 10, Oc, Perro blanco, nos abrimos sobretodo para la madurez del amor adulto. Podemos aprender a resolver las problemas que encontremos desde la sabiduría del corazón.
Al tocar el punto 10 podemos visualizar esto, o intentar esta posibilidad. 



Chuen

Cuando nos sentimos tristes sin saber por qué, irritados sin razón, demasiado serios, podemos recordar nuestra inocencia,  nuestro carácter juguetón, nuestro humor, abriendo el punto de energía 11, Chuen, Mono azul.
Abrir este punto nos ayuda a quitarnos el exceso de carga que llevamos sobre  nuestros hombros.
Cada vez que lo intentamos intensificamos el efecto.


Gratitud

Cuando queremos conciliar nuestra pequeña personalidad con la voluntad Universal podemos abrir el cierre 12, Eb, Humano amarillo.
En el plano psíquico podemos cooperar con esto  produciendo en nosotros  sentimientos de gratitud por lo que Es en vez de quedar aferrados al repetitivo recuerdo de lo que nos falta.
Este es el trabajo más importante, y a menudo el más difícil, que debemos realizar para lograr que el ego pierda su dominio sobre nosotros.
Cada día podemos escribir nuestro agradecimiento. Cosas pequeñas, por ejemplo agradecer el tener donde cobijarnos, tener calefacción, tener suficiente para comer.
Podemos agrandar esta lista, cada día.
Así aprendemos a soltar nuestra obstinación y a confluir con la corriente de una consciencia más grande.


La paz

Nuestro corazón es un organo con aspectos Yin y Yang.
Desde el aspecto Yin el corazón es un lugar para encontrar la paz.
Cuando decidimos que la paz debería preceder sobre nuestras preocupaciones, el punto de energía 13, Ben, Caminante del cielo rojo es un buen lugar para dar a conocer esta intención.
Parafraseando a la monja budista Thich Nhat Hanh, podría decir: Inspiro la paz y noto que estoy respirando, espiro la paz y noto que estoy respirando.
El punto de energía 13 es un lugar muy bueno para practicar este tipo de respiración y sentir la paz.


Presencia

A veces estamos atormentados por nuestras reacciones acerca de algo que ha pasado.
En realidad nos preocupamos mucho de tal manera.
Eso nos cuesta energía y nos quita de nuestra presencia en el Aquí y Ahora.
Vivimos en nuestra reacción hacia el pasado y eso es vivir en una ilusión.
También seguimos siendo dependientes de nuestro entorno.
Por un lado cedemos mucho poder al otro, por otro lado tomamos demasiado poder nosotros mismos, porque queremos controlar la relación.
Los niños jóvenes están muy dependientes de su entorno. A la edad adulta seguimos buscando fuera de nosotros. Muchas veces es en vano.
Tan solo cuando calamos este patrón podemos comenzar a soltarlo.
El punto de energía 14, Ix, Mago blanco, nos puede ayudar.
Cuando queremos vivir nuestro poder y estar en relación con el entorno a la vez , la intención al tocar y experimentar el punto 14 podría ser:
Soy presente para lo que está pasando ahora en la integridad de mi yo auténtico.


Intento

Si intentamos trasformar nuestro miedo en el coraje del Amor, el punto de energía 13 (Ben, Caminante del cielo rojo) en nuestro cuerpo es un lugar excelente para sentir eso.

Si deseamos trasmutar nuestro enojo e irritación en el verdadero poder del Amor e integridad, el mejor lugar en nuestro cuerpo para sentir apoyo para este objetivo se encuentra en el punto de energía 14 (Ix, Mago blanco).

Si queremos alejarnos de nuestros sentimientos de culpa y de nuestra inclinación a huir, para remplazarlos por una sensación de bienestar y confianza en nuestros instintos, podemos hacer contacto con los puntos de energía 15 (Men, Águila azul) y 25 (Chicchan, serpiente rojo).

Unicidad

Cuando nos ocupamos demasiado de otras personas, o con lo espiritual, es posible que perdamos el contacto con nuestro ser, con nuestra unicidad.
En tal caso nos separamos de nuestra esencia.
Podemos darnos cuenta cuando se presenta tal cosa, porque la separación nos da un sentimiento de tristeza, de incomodidad.
Es esencial permitirnos ser diferentes, únicos.

 

Apertura

...que cada uno de nosotros encuentre en su Corazón la apertura hacia las corrientes de energía que nos llegan desde elevadas esferas y que ellas nos guíen en el camino que nos lleva desde la oscuridad hacia la Era de Luz...
Cita del boletín informativo de Drunvalo Melchizedek

Estoy totalmente de acuerdo con estas palabras.



Amarse a si mismo

Nos vemos menos atrapados en asuntos del mundo cuando nos amamos a nosotros mismos.
Cada vez de nuevo podemos sentir amor por quienes somos, por nuestro cuerpo, incluso cuando no coincidimos con la imagen que hemos formado de nosotros.
No somos una imagen. Somos seres vivientes.

 

El silencio de nuestro corazón

Ahora que el mundo financiero está en caos, podemos darnos cuenta de la importancia de sentir el silencio de nuestro corazón, de nuestro centro.
Así lograremos mantenernos erguidos, aún cuando todo en nuestro alrededor esté cambiando.
En consecuencia emanaremos una influencia estabilizadora y benéfica por donde caminemos y para todos con quienes nos relacionemos.

 

Nuestra naturaleza única

Nuestra naturaleza única está dentro de nuestro cuerpo, sobre todo dentro de nuestro corazón.
Por eso es tan importante sentir nuestro cuerpo.

 

Destino

Es probable que comencemos a sentir que vamos camino a nuestro destino cuando logremos estar presentes, de todo corazón, en lo que hacemos AHORA.
Cuando logramos esta actitud, dejamos de estar divididos en lo que hacemos y lo que quisiéramos hacer.

 

Presencia

Nuestra presencia, Aquí y Ahora, nos puede volver a conectarnos con quienes SOMOS.
Somos energía, y la energía siempre está Aquí y Ahora.
En nuestra mente nos preocupamos con el pasado o lo que debería pasar en el futuro.
Este razonar se parece a las nubes en el cielo: Aparentemente son muy reales, pero no tienen substancia.

Cada vez que queremos que pase algo distinto de lo que está pasando AHORA, perdemos una parte de nuestro poder.
Sé por experiencia que es difícil deshacernos de esta costumbre.
Podemos decidir, paso a paso, cada vez de nuevo, que deseamos rendirnos a la corriente de la vida y al mismo tiempo ser presentes.

Desde nuestra infancia hemos sido dependientes de lo que está pasando en nuestro entorno.
Hemos encasillado estas reacciones en las células de nuestro cuerpo, tal como los panqueques tienen la forma del sartén.
Es por eso que hemos olvidado que nosotros mismos somos energías creativas.
Por experimentar nuestra dependencia del entorno podemos gradualmente intentar de vivir desde dentro hacia fuera, la expresión auténtica de quienes SOMOS.

Haciendo esto aprendemos a pelar capas profundas de miedo.

 

Ser natural

Usamos mucha energía para mantener la coraza, la imagen de nosotros.
Damos mucho poder al OTRO, porque pensamos que el OTRO tiene una opinión acerca de nosotros. Aunque no somos capaces a influenciar la opinión que el otro tiene formada, usamos mucha energía para mantener esta opinión favorable.
O para resistir esta opinión.
La formación en nuestra juventud, por nuestros padres, por nuestros profesores en el colegio, que nos juzgaron por los resultados de nuestra obra y no por la alegría de aprender algo, todo esto ha contribuido a la fortificación de la imagen.
Debajo de esta coraza hay alguien que desea expresarse. Y le hemos sellado la boca.

Por no dejarnos influir tanto por la opinión de los demás podemos liberar esta voz.
Podemos soltar la imagen que pensamos que el otro tiene de nosotros.
Así vamos a vivir desde dentro hacia fuera, en vez de vivir reaccionando a las imágenes de nuestro entorno.
A medida que logramos eso, se disuelve el conflicto interior que sentimos.
Si no lo logramos, vivimos en la misma locura que tratamos de combatir.
Es bueno saber esto, porque, negamos una parte de nuestra sombra si no reconocemos que somos esta locura también.
Porque somos seres completos, todas las posibilidades están contenidas en nosotros: La luz, la sombra, lo bueno, lo malo…

Encontraremos un personaje muy natural, que vive afuera de lo bueno y lo malo, que es intuitivo, alegre, espontáneo, integro.

 

La Fuente dentro de nosotros

Desde la infancia hemos aprendido a buscar afuera de nosotros para la realización de nuestras necesidades.
Cuando estamos buscando quienes SOMOS de verdad encontramos un obstáculo grande precisamente por creer que algo afuera de nosotros puede darnos el cumplimiento final. Eso es parecido a construir una casa sobre arenas movedizas.
Podemos encontrar el sendero hacia nosotros mismos por experimentar nuestro cuerpo. Creamos un puente entre cuerpo y alma cuando nos abrimos para la experiencia sensorial.
De ese modo, sentir el cuerpo puede servir como un canal hacia el Espíritu, y la consciencia de nosotros mismos.
Podemos siempre volver a la experiencia de sentir nuestro cuerpo. La posibilidad de ser consciente nunca nos abandona.
Por abrir nuestros sentidos hacia lo que está pasando AHORA, practicamos fortalecer el puente hacia quienes SOMOS. De esta manera creamos un equilibrio, una armonía, que podemos aplicar a cualquiera situación.
Así comenzamos a encontrar un sentimiento de cumplimiento dentro de nosotros, y podemos descubrir que la Fuente nunca nos deja. Ella es como el océano, con una profundidad insondable y por último imperturbable.

 

Maneras de amar

Estoy ocupándome de un tema psicológico relacionado con el corazón.
Hay una manera de amar que es excesiva. Por ejemplo cuando nos preocupamos demasiado por la otra persona.
De ello puede resultar que nos sintamos inquietos, depresivos, desesperados, enojados, culpables.
Entonces, pensamos que amamos, pero en realidad estamos alejándonos de un estado equilibrado del amor. En tal caso estamos atrapados en sentimientos de la dualidad.
Podemos notar cuando el amor es excesivo por el resultado. Cuando sentimos que nos preocupamos excesivamente, etc., sería bueno buscar una manera de amar más equilibrada.
El amor equilibrado es tierno, trae bienestar para ambos, y nos conecta con las Fuerzas más elevadas.


Presencia

Nuestra presencia es la totalidad de nuestro ser.
Podemos experimentarla por sentir nuestro cuerpo, la energía que somos.

Además de experimentar la energía del cuerpo podemos fortalecer nuestra dignidad por erguirnos, por buscar una verticalidad que, como contrapeso para la gravitación, nos mantiene derechos. De esta manera la gravedad nos ayuda a mantenernos rectos.
Una pila de bloques de juguetes se mantiene derecha fácilmente cuando amontamos un bloque precisamente encima del otro. En tal caso la gravedad ayuda para mantenerlos levantados.
Con nuestro cuerpo es parecido.
No hay necesidad de estirarnos de manera activa, porque en tal caso volvemos a forzarnos.
Basta que busquemos de manera juguetona, la forma de estar más erguidos.
Así aumentaremos nuestro sentido del equilibrio y nuestra dignidad.

 

 

Del cerebro al corazón

Nuestro cerebro suele comparar las situaciones actuales con experiencias anteriores.
En base a esto juzgamos si podemos sentirnos seguros o en peligro.
Aparentemente nuestro corazón actúa de manera similar. Cuando una situación se parece a una experiencia anterior en que hemos sentido inseguridad, el corazón rápidamente manda una señal de alarma a una parte específica de nuestro cerebro. Ella, sin intervención del pensamiento racional, manda señales de miedo al cuerpo, entonces perdemos el equilibrio y la ecuanimidad sin saber por qué…

Conforme estudios científicos sabemos ahora que existe otro modo de mantener el equilibrio: Respirando de manera tranquila y amplia a la altura del pecho, vaciando la mente al llevar la energía desde el cerebro hacia el corazón...
Así enseñamos al corazón a latir de manera acompasada. (Fuente: Heartmath®)
Así podemos aprender a reaccionar de una manera neutra a las circunstancias de la vida. La situación no nos podrá influenciar tanto.
Cada vez que mantengamos nuestra atención en la respiración amplia a la altura del corazón, notaremos el beneficio de poner en armonía el cerebro y el corazón.

Abrir los puntos de energía 9, 10, 3, 11 y 13 nos puede ayudar cuando deseamos vivir desde el corazón.

 

Aluna Joy

Aluna Joy describe en su boletín informativo de abril 2008 lo que está pasando en la Tierra en esta época. Es muy reconocible para mí. Por eso deseo compartirlo:

"La ya sorprendente energía creada por la onda solar, se ha vuelto a intensificar desde el último equinoccio.
Desde que los límites se van diluyendo, se siente mucho más TODO.
No solo percibimos sensaciones de miedo colectivo en todo el planeta, sino que también se puede sentir la armonía colectiva.
Sentir más y poseer menos fronteras hará palpitar nuestros corazones y cortar nuestra respiración.

Muchos de los antiguos y molestos dramas que rodean nuestra vida personal, así como otros dramas aún sin resolver, se están intensificando a nivel mundial.
Es posible que sintamos ganas de llorar todo el tiempo y sin razón aparente.
Este es otro signo de que estamos despertando y tomando conciencia.
Esta nueva intensificación de la energía nos permite romper la capa que nos separa de un nuevo nivel de conciencia, más allá de este viejo cobertizo de ilusiones.

El gran reto ahora es no permitir que esta energía, que hace resurgir nuestros dramas, desencadene en algo negativo, en acciones de nuestro ego…
Debemos mantener la paz y el equilibrio. Debemos mantenernos firmes y añadir nuestra energía preciosa para sostener la armonía en lugar de ponernos en lucha contra la oscuridad.
Si nos soltamos y nos entregamos durante esta transición, entonces podremos dejar ir nuestra historia y nuestro dolor más fácilmente que si lucháramos contra los cambios.

No iremos a lo loco.
Sentimos al planeta y a la conciencia colectiva que está despertando, de la forma en que el Gran Creador siente todo el tiempo.
Ahora que podemos sentirlo, podemos hacer algo respecto de las creaciones erróneas y recuperar la armonía y la paz que necesitamos.
Si no sabemos que está roto, entonces no vamos a poder repararlo ¿verdad?."

 

Presencia

Noto que hemos entrado una época, una zona, en la cual nuestras intenciones se realizan más rápidamente. Los fines a los que aspiramos tienen efecto cada vez en menos tiempo.
Entonces es significante ser conscientes de cuáles metas son importantes para nosotros.

- En primer lugar es esencial estar PRESENTES, del modo más completo, EN CADA MOMENTO.

A menudo pensamos que nuestro objetivo está en el futuro, pero nuestra actitud en el presente es decisivo para la perspectiva que estamos creando.

- Fuera de eso se trata de la manera en que queremos estar presentes, tanto en este momento como en el futuro. ¿Qué actitud tendremos? ¿A qué valor aspiramos?
¿Cómo deseamos vivir?
Respecto a eso sería bueno analizar las características que nos puedan estar perjudicando.
¿Somos temerosos, inseguros, hipersensibles, irascibles?
En tal caso podríamos buscar qué actitud nos daría más alegría.
Por ejemplo la confianza, la dignidad, la graciosidad, la serenidad, y… alegría...

Cada noche, antes de dormir, y cada mañana, al despertar, podemos recordar nuestras intenciones.
De esta manera comenzamos a manejar las riendas de nuestra vida. Así aprendemos a tratarnos de una manera que nos da más alegría.
Somos co-creadores.




Paz

Inspiro paz, espiro paz.

 

Amor hacia nosotros

Podemos dirigir sobre todo mucho amor hacia nosotros mismos, hacia nuestro propio cuerpo.
Por la noche antes de dormir, o por la mañana al despertarnos, o en cualquier momento del día y tantas veces como nos tengamos ganas.
Podemos hacer esto de una manera corporal, o con palabras dulces.
Quizás ya sabíamos esto, pero es importante verdaderamente hacerlo.

 

Amor

Podemos decidir dedicarnos al Amor.
Cada vez de nuevo.




El Océano

Infinito y sin embargo rueda hasta la playa.
Roza eternamente con la arema en que se apoya.
El agua se acerca y se retira, se dobla sobre sí misma con sonido clamoroso,
y, sin embargo, evoca el silencio más completo.
Se retira la mar dejando anchas cintas de blanca espuma
como un obsequio para este país que ha recibido su visita.

Cangrejillos, conchas y reflejos brillantes del agua,
regalos esparcidos por generosa Mano,
que dan testimonio del Misterio corporizado...
Pronto una ola grande rompe en la playa y se lleva los objetos que antes desplegó,
las maravillas vuelven a su interior.

¿Quién es este Creador tan grande que no se puede nombrar?
¿Quién ha preparado este festín para alimento del alma?
Pero mi cuerpo es demasiado pequeño para ser recipiente capaz de contener tanta alegría.
Quisiera retener esta imágen, esta sensación, pero sé de antemano que la Vida, me enviará mañana otra ola grande.
Pondrá en mi playa otro regalo de mil brillos y objetos distintos de los de hoy.
Con algunos sentiré alegría, a causa de otros lloraré y tanto unos como otros
me serán dados y me serán quitados, porque la ola viene y porque la ola se va.

 

El ojo de la tormenta

Cuando nos sentimos agitados, sin que haya una razón aparente, podemos hacer el esfuerzo de permanecer en el ojo de la tormenta. La inquietud tiene que ver con un aumento de la frecuencia de las ondas que nos llegan desde nuestro sistema solar.
A través de regresar al silencio de nuestro ser, en vez de actuar, nuestros actos surgirán de nuestro ser de manera natural.
Así podemos volver a un estado equilibrado.



Rejilla de luz

En las primeras semanas de Julio de 2007 una rejilla fue colocada alrededor de la Tierra por elevados seres. Muchas personas colaboraron en esta obra, tanto para colocar este portal como para mantenerlo en su sitio justo.
Gracias a esta rejilla se ha logrado una mejor conexión entre nuestra Tierra y las dimensiones más sútiles. Todos podemos colaborar en esta tarea que beneficia tanto al planeta como a nosotros mismos. Dos cosas podemos hacer.

- Una es utilizar nuestra imaginación. Imaginamos que un cristal rodea nuestros cuerpos, este cristal está formado por dos pirámides unidas por su base, tal que una tiene su vértice hacia arriba y la otra hacia abajo.
Puedes imaginar el plano donde ambas pirámides se unen a la altura de cualquier chacra de tu cuerpo, donde te resulte más confortable .
Llamamos a este cristal un "holón de equilibrio".
- La segunda cosa que podemos hacer es evocar en nosotros un sentimiento de gratitud, tantas veces como queramos, quizá por el recuerdo de hechos de nuestra vida que evoquen ese sentimiento. Es necesario que nuestro sentir sea intenso hasta lo físico. Si afloran otros sentimientos, siéntelos, mientras mantienes como fundamental el de gratitud.

Anoche
Puedes imaginar el cristal también cuando estás acostado en tu cama. Estará en la misma posición que antes, con un vértice hacia arriba y otro hacia abajo, mientras que tu cuerpo estará horizontal en lugar de vertical. Las bases de las dos pirámides se unen a la altura del colchón de tu cama.
De este modo habrás creado un nuevo "holograma de equilibrio".

Esto es lo que podemos hacer para la Tierra y para nosotros mismos.

 

El Amor nos cura.

Hay una manera de ser que tanto es buena para el otro como para mí.
La puedo ver cuando me rindo al Amor.
Ayer por la noche lo pude sentir. Estaba emocional acerca de algo en mi entorno .
Luchaba en mi interior mientras buscaba una solución.
Entonces leí en una revista que podemos acceder a un lugar silencioso en nuestro interior.
Esto es un lugar donde todo puede ser como es, donde podemos ser curados.
Ante todo se trata de una curación de uno mismo, que posibilita estar presente para el otro.
Los problemas desvanecen en tal momento, porque ambos están rodeados de Amor.
Vuelve la paz interior.

En lo más profundo puedo sentir que este camino es El Camino.
Es el proceso de soltar todo lo que pertenece a este mundo, a fin de llegar a una conexión completa con el alma.
Sé que nuestra alma está conectada con el Amor que abarca todo. 
Encontramos en este proceso todo lo nos impide entregarnos a este Amor.

 

Nuestra identidad

Cuando tenemos un problema, ponemos tanta energía para luchar con él, que le permitimos crecer hasta ocuparnos por completo. Le permitimos llenar todo nuestro universo. 
En ese momento todo nuestro ser se reduce al tamaño de lo que queremos solucionar. No podemos ver que somos más que el problema; no podemos ver que el inconveniente es sólo una parte de nosotros.
A menudo, enfrascados en la lucha, perdemos la proporción, ya no nos valoramos como antes.
Entonces dirigimos energía negativa contra nosotros y contra lo que nos rodea.
Sé por experiencia propia que nuestros problemas siguen imponiéndose hasta que somos capaces de entender esto.

Investiga por ti mismo cual es el problema que más te preocupa.
Trata de descubrir qué tan identificado estás con este problema. Quizá es tan importante que no tienes vida fuera de él en este momento, porque ocupas toda tu energía en solucionarlo.
También experimenta la postura corporal que adoptas con tal problema.

Ahora busca una manera para ampliar la visión que tienes de ti mismo.
Una manera en la cual puedes sentir que ciertamente hay un problema, pero no lo ERES.
Busca qué es lo que debes cambiar en tu postura corporal para sentir esto.
Deja entrar en ti lo bueno de esta postura corporal.

Hoy, cuando estés en el mundo de todos los días, recuerda que puedes volver a esta misma postura corporal.

 

Tejiendo una red de paz

Los últimos días noto que, al vivir la fuerza más alta de la que soy capaz, estoy viviendo un camino solitario.
Ayer pude sentir que hay muchas personas que intentan vivir esta Paz.
Lo sentí en el centro de mi espalda.
Hay una red de paz ya existente.
Podemos imaginarnos que tú pones tu mano en mi espalda, a la altura de la cintura, mientras yo pongo mi mano en el centro de tu espalda. De esta manera estamos tejiendo juntos una red de paz.
También te puedas imaginar que haces lo mismo con otras personas.

Hay un punto debajo de la cintura. Le llamo "la paz de no saber".
Al punto arriba la cintura le llamo "la paz de la existencia".